¿Así que te has decidido a tener a una rana como mascota? Seguramente debes estar preguntándote cuál es la manera correcta para empezar a dar los cuidados necesarios para que esté en óptimas condiciones. Y si es así, esta información es para ti.

Hemos preparado para todos los dueños inexpertos esta lista con consejos básicos que los ayudarán a tener a tu mascota feliz y muy sana:

  • Infórmate de sus especie: Antes de hacer una compra, asegúrate de saber lo suficiente de la especie que vas a adquirir; así tendrás una idea del entorno que tendrás que simular, sus necesidades alimenticias y su interacción con otras criaturas.
  • Consíguele un buen espacio: Una vez que te hayas decidido por una especie en particular, pregunta a un veterinario cuál es el tamaño de tanque perfecto para  hacer que tu mascota se sienta bien.
  • No olvides la temperatura: Las lámparas de calor y calentadores de agua serán esenciales.  

  • Constrúyele un lugar con agua y mucha vegetación: Nada mejorará más el humor de nuestra rana que un ambiente rico en vegetación y con mucha agua. Hay muchas plantas con las que la especie se sentirá más cómoda, además del agua suficiente para hacerla sentir en casa.
  • Cuidado con las rocas: A diferencia de animales como las tortugas, las ranas podrían comer la grava de la pecera y enfermar. Ten mucho cuidado con el material que elegirás.
  • No le niegues el oxígeno: Asegúrate de ventilar correctamente su acuario, aunque claro, cubriéndolo para que no haya escapes sorpresa.

  • Recuerda que no les gusta el cloro: Si el agua está sucia debes cambiarla, pero OJO, asegúrate que no contenga cloro. Te recomendamos cambiarla cada tres o cuatro días.
  • Aliméntala con lo que le gusta: La comida favorita de muchas ranas son los insectos como gusanos y grillos; aunque muchas otras podrían alimentarse de ratones vivos. 
  • Infórmate de su comportamiento: Las ranas también hibernan, por lo que si las ves muy quieta no significa que esté enferma. 

  • Llévala al médico cuando sea necesario:  De notar alguna coloración diferente, manchas o alguna otra señal de enfermedad, llévala con tu médico veterinario de cabecera y que él eche un ojo.

 

 

¡Comparte haciendo click!