Jack era el perro de la familia Risso y con quien pasaba más tiempo y con quien tenía más afinidad era con Rocco, el más pequeño de la casa.

En un descuido, Jack salió de su hogar y no volvió. Los esfuerzos por encontrarlo eran nulos; así pasaron ocho meses hasta que un amigo de la familia vio al perro en una gasolinera y enseguida se puso en contacto con la familia.

Rocco no sabía nada del hallazgo de su amigo de cuatro patas, hasta que su madre le habló para que saliera al jardín…¡Y ahí estaba Jack de regreso! 

¡Comparte haciendo click!