Las autoridades de Nueva York prohibieron la entrada de mascotas al Metro y pusieron como condición que los animales sólo podían pasar si “cabían en una bolsa”.

La respuesta de los usuarios fue increíble pues  aunque sus perros eran muy grandes, los metían en bolsas de gran tamaño.

Cabe señalar que la entrada de perros al Metro de Nueva York se prohibió porque los canino de razas grandes ocupaban mucho espacio y no permitían el libre flujo dentro de los vagones.

Sin duda una forma de manifestación muy peculiar y que hace reír a más de uno

¡Comparte haciendo click!