En días pasados, oficiales de San Diego, California, en Estados Unidos, detuvieron a un presunto delincuente, sin embargo el perro policía que los acompañaba mordió en repetidas ocasiones al detenido.

De acuerdo con los reportes de los policías, el detenido provocó al perro; sin embargo los testigos del lugar aseguraron que ninguno de los oficiales hizo nada para detener al animal a pesar de que el acusado ya estaba sometido. 

Al respecto, defensores de los derechos humanos alegan que se trató de un acto de discriminación por parte de las autoridades de San Diego.

 

¡Comparte haciendo click!